Lentes intraoculares

Dentro de los conceptos básicos de la catarata y su cirugía ya hemos comentado que se implanta una lente. En este artículo explicaré un poco más sobre el mundo de las lentes.

A nivel mundial hay más de 500 modelos de lentes intraoculares disponibles. Cada profesional tiene a su disposición fácilmente más de un centenar. Esta diversidad viene dada por las diferentes propiedades ópticas de cada fabricante. Y son dichas propiedades las que usamos para clasificarlas.

Monofocal

Esta es la lente clásica. Permite ver bien de lejos, pero necesitaremos gafas para leer y para distancia intermedia si precisamos de una buena definición.

Pros: económica, suele estar cubierta por las mutuas, máxima calidad visual y tolerada en todos los ojos.
Contras: gafas para poder leer y distancia intermedia.

Monofocal Plus

Estas lentes intraoculares son la última novedad. Permiten ver bien de lejos y otorgan una buena visión intermedia. Para leer letra grande, toca estirar un poco el brazo. Para leer letra pequeña, habrá que recurrir a las gafas.

Pros: precio intermedio, libre de halos, mucha independencia de las gafas para pacientes que no sean lectores habituales. Menos halos que las trifocales.
Contras: precio intermedio, necesidad de gafas para leer. Calidad visual menor que las trifocales.

Bifocal

Esta lente ya nos aporta un primer punto de enfoque extra. Otorga buena visión lejana y cercana. Quedan limitadas las visiones intermedias, pero dependiendo del perfil del paciente, pueden ser una opción muy interesante. Por ejemplo: paciente conductor y ávido lector, pero que nunca usa el ordenador.

Pros: prescindir de gafas de lectura, calidad visual intermedia entre las monofocales y las trifocales.
Contres: precio intermedio, no suele estar cubierta por las mutuas, calidad visual intermedia, círculos luminosos por las noches.

Trifocal

Esta lente nos aporta 3 puntos de enfoque: lectura, intermedia y lejana. Son el tipo de lente que ofrece una máxima independencia de las gafas. Por contra, sacrifican una mínima calidad visual: pacientes que requieran de una visión perfecta por motivos profesionales, pueden no quedar satisfechos. Por ejemplo: un fotógrafo, un arquitecto…

Además, tanto las lentes intraoculares trifocales como las bifocales tienen unos círculos gravados en la propia lente. Esto suele provocar unos pequeños artefactos por la noche: círculos concéntricos alrededor de fuentes de luz. El cerebro se habitúa a ello en breve y los pacientes dejan de ver este fenómeno a medio plazo.

Pros: nos olvidamos de las gafas para siempre
Contres: precio elevado, no cubiertas por mutuas, calidad de visión intermedia, círculos luminosos por la noche.

Lentes intraoculares. Monofocal, bifocal y trifocal
Lentes inImagen de una lente trifocal ya implantada (Internet)

A todo ello, hace falta añadir el astigmatismo. Los pacientes que presentan una dioptría o más, requieren de una lente especial que lo corrija. De hecho, todas las lentes que hemos comentado, tienen su contrapartida una versión especial para el astigmatismo, denominada tórica. Así pues, tenemos la monofocal tórica, la bifocal tórica y la trifocal tórica.

Actualmente, las lentes intraoculares que más uso en la práctica clínica provienen de las marcas: Alcon, Johnson&Johnson, Zeiss

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies